bitcoin

El Bitcoin es una moneda digital cuyo uso es válido solamente en internet. La abreviatura oficial del Bitcoin es BTC, y su símbolo es una B atravesada con una o dos líneas verticales (฿).

Es una divisa tan real como cualquier moneda física, y que no depende de bancos o gobiernos. Es de código abierto y los movimientos efectuados en ella son completamente anónimos. Para operar con ellos es necesario almacenarlos en un monedero virtual (aplicación que añade una clave criptográfica a las monedas en cada transacción). El precio actual de un Bitcoin es de unos 24 euros.

Pueden conseguirse Bitcoins de 3 maneras:

  • comprando divisa cambiándola por otra moneda, como euros o dólares.
  • produciéndolos mediante lo que se conoce como mining: ceder la potencia de un ordenador para transmitir datos que soportan el sistema.
  • aceptándolos en transacciones a cambio de productos o servicios.

¿Quién usa Bitcoins?

Desde su creación en 2009 los Bitcoin (BTC) se usan en transacciones en lo que se conoce como “Deep Web” (la parte de internet más “oscura” que no es indexable por buscadores y, por lo tanto, es menos accesible), pero su uso se extiende ya también a la red indexable e incluso al pago de productos y servicios físicos.

La popularidad de la moneda es aún reducida, pero existen ejemplos reales de productos que cualquier persona puede adquirir con Bitcoins como pizza de diferentes proveedores (http://elbitcoin.org/pizza-por-bitcoins/) o medicamentos (http://elbitcoin.org/como-adquirir-medicamentos-con-bitcoin/).

El porqué de su actual popularidad en los círculos más mainstream de internet es su reciente adopción como forma de pago por parte de servicios como WordPress, Reddit o Mega. Todas estas plataformas masivas podrían dar a conocer la moneda a nuevos usuarios, y su utilización podía extenderse a otras plataformas sociales.

¿Cómo nos afectará el uso de esta moneda?

Es difícil predecir el futuro de esta forma de pago que todavía muchos entendidos catalogan como experimento. Su evolución dependerá principalmente de la adopción por parte de los usuarios y, por supuesto, de las compañías.

Los medios sociales, que en algunos casos han intentado con más o menos éxito crear monedas propias, son un campo a priori bastante óptimo para la experimentación con un proyecto de este tipo, así que vemos posible que lleguemos a usar Bitcoins para pagar por productos o servicios en redes sociales.

Por otro lado, no podemos ignorar que los intereses de gobiernos y mercados también afectarán a su desarrollo, ya que la existencia de esta moneda interfiere de alguna manera con el sistema financiero actual.

Más sobre Bitcoin

Para leer más sobre Bitcoin os recomendamos los siguientes artículos: