movember-big

“Mo” es la abreviatura australiana de “moustache”, el protagonista indiscutible de esta iniciativa solidaria que pretende crear consciencia sobre enfermedades masculinas como el cáncer de próstata o de testículo. Lo que surgió en 2003 como un gesto de 30 australianos hacia un amigo enfermo, es a día de hoy uno de los eventos solidarios del año a nivel mundial.

Todo empezó en el Gypsy Bar de Melbourne. Dos amigos se tomaban una cerveza y hablaban de la moda del bigote, que había parecido desaparecer en aquella época. Inspirados en una campaña para el cáncer de pecho, decidieron dejarse crecer un bigote y preparar algo para concienciar sobre la salud masculina. Redactaron un mail titulado “Are you man enough to be my man?” y consiguieron reunir a los 30 Originals, 30 hombres que trabajaron para poder crear la fundación que a día de hoy se encarga del evento.

Dejarse un bigote y dar de qué hablar

La propuesta de la fundación es sencilla. Los Mo Bros, como llaman a los participantes, deben empezar el mes de noviembre completamente afeitados para dejarse crecer un bigote durante esos 30 días. Un bigote, ni perillas ni barbas. La idea es que esta nueva opción estética sea el punto de partida de conversaciones en torno a la salud masculina que se traduzcan en aportaciones económicas para generar fondos para su investigación.

Pero los Mo Bros no están solos, las Mo Sistas son las encargadas de apoyarles, crear conversación y recaudar más recursos para la causa, además de acompañarles a la Gala Partés que sirve de acto de clausura para todo un mes de esfuerzos. Bros y Sistas pueden crear equipos en el site oficial para sumar esfuerzos y conseguir premios, gamificando así las recaudaciones benéficas convencionales.

Movember en cifras

El primer Movember se organizó en 2003 y sólo un año más tarde ya se había fundado la Movember Foundation, que llegó a Canadá, España, EEUU y GB en 2007, y a un total de 22 países en 2013. El Global Journal la incluyó en la lista de ONGs más notables del año 2012.

 

La fundación, que ha recaudado un total de 409 millones de euros (170.000 en España en 2013), puede presumir de destinar sólo un 13% de la recaudación a temas administrativos y de tener una presencia más que notoria en los países en que está presente. En 2014 ya tiene impacto en las grandes ciudades españolas, colaborando con organismos locales como la Unidad de Investigación Biomédica del Hospital Universitario Vall d’Hebron o el CIC bioGUNE de Vizcaya.

Calculan que un 75% de los participantes se informa, el 62% va al médico y la mitad advierte a otros hombres.

Las empresas y sus bigotes
El Ice Bucket Challenge que inundó la red a finales del verano evidenció la importancia que tiene este tipo de eventos en la comunicación de una empresa. Es por eso que grandes como Sony no han dejado escapar la oportunidad y han añadido un bigote a sus mandos de Playstation. Además de estos stickers, sumaron a la causa a varios personajes de videojuegos que se dejaron bigote, han creado una playlist para los usuarios y sortean un viaje y consolas para todos aquellos que donen más de 25 libras a la fundación.

A nivel nacional, la representación española de la fundación ha colaborado con Estrella Damm para organizar un Vermut Solidario con el apoyo de DJs populares de la escena indie y otras marcas de productos autóctonos. La atracción estrella fue una barbería ambulante que ofreció sus servicios para aquellos rezagados que aún no habían aportado su grano de arena y que querían colaborar generando más diálogo sobre el “mo” y todo el trabajo de la fundación.

Una causa a la qual posem bigoti durant un mes, però per la qual lluitem tot l’any. Brindem per #Movember! Una foto publicada por Estrella Damm (@estrelladammcat) el

El alcance de la campaña es innegable pero, lamentablemente, no todos los usuarios y empresas conocen los orígenes de la campaña ni su dinámica. Por suerte, cada año se comenta más el acontecimiento y se comunica en mayor medida, por lo que los participantes incrementan y se pueden recaudar más fondos para ayudar a los Mo Bros que lo necesitan.