pinterest_nodestacado

Es domingo, son las seis de la tarde y, mientras buscas la mejor postura en el sofá, estás comprando los ingredientes de la cena de mañana, eligiendo bañador para las vacaciones y hablando con tu hermano, que vive en Miami y se acaba de despertar.

Ya no te acuerdas de cuando llamabas a tus amigos al teléfono fijo para ir a alquilar una caja negra llamada VHS que servía para ver películas. Ni de que cuando querías una pizza a domicilio tenías que buscar entre los folletos de tu buzón, y hasta escuchar la voz de un extraño por teléfono. Qué lejos vemos lo analógico, y qué poco tiempo ha pasado.

Mientras nosotros escribimos y tú lees, se está avanzando en tecnologías que harán que nuestra vida sea aún más fácil y que minimizarán las barreras entre consumidores y productos hasta niveles ahora inimaginables. Mientras esperamos, hablaremos de Pinterest y de su nueva funcionalidad que permite comprar en el mismo instante en que se divisa un pin.

Se mira, y se compra

Hace unos días, Pinterest anunciaba su nueva funcionalidad de compra. Esta opción, de momento solo disponible para dispositivos iOS, promete ser un paso de gigante en el viaje hacia el paraíso del consumo fácil. Menos movimientos de dedo y más artículos en la cesta y, así, la Tierra se parece cada vez más al Cielo.

El cambio es tan importante como sutil en la estructura de la plataforma. La única modificación que percibe el usuario son algunos pines de color azul en productos seleccionados. Un pin azul significa posibilidad de compra. Reciben el nombre de Buyable Pins y en Estados Unidos ya han empezado a funcionar con empresas como Macy’s.

business-site-comm-2_1_0 (1)

Aunque parezca sencillo y fruto de una evolución lógica, Pinterest ha tenido en cuenta muchos factores a la hora de dar este salto. El primero, y quizá más importante, es que el usuario no necesita salir de la plataforma en ningún momento. Ni redirecciones ni aperturas en otras apps o webs. Te enamoras en Pinterest y te casas allí mismo.

Otro aspecto que ha preocupado mucho a la plataforma es la seguridad. El pago debe ser seguro para poderse convertir en un gesto frecuente por parte de los usuarios. Lo que hace Pinterest es usar los datos de la tarjeta almacenados en Stripe, Braintree o Apple Pay.

A la hora de buscar el producto perfecto, los usuarios lo tendrán, cómo no, muy fácil. Se puede filtrar por precio y así aterrizar directamente en los productos que se ajusten a sus necesidades.

Nadie se queda atrás

Pinterest no ha sido la única que ha querido dar a sus usuarios esta posibilidad. Instagram, que también produce ese efecto de síndrome de Stendhal a quienes siguen perfiles de marcas o prescriptores, ha caído en la cuenta de que la compra era el broche de oro para toda esa legión de outfits, complementos de decoración y demás elementos que enamoran a cada scroll.

En el caso de Instagram, algunos productos seleccionados tienen un botón que redirige a la página de e-commerce de su marca. La facilidad de compra sigue siendo el alma mater de todo el proceso. Cabe destacar que esto, lejos de representar un problema para las empresas, propicia el tráfico hacia sus webs de venta. Así, se obtiene una fácil, atractiva y casi imperceptible pasarela hacia éstas.

02-instagram-shop-now.w1200.h630

Además, el botón de compra de Instagram permite que el consumidor se descargue apps o se apunte a listas de distribución. Algunos expertos los definen como “anuncios que redirigen a compra directa”.

En este caso, el primer país de prueba será España. Aunque no sea algo habitual, la red social sabe que éste es un país que acoge con los brazos abiertos todo avance en lo que a compras online se refiere.

Las tiendas son tus manos

Estamos impacientes por conocer y acompañar a las primeras marcas que se atrevan a ser precursoras de esta nueva forma de vender en nuestro país. ¿Se tratará de gigantes del estilo de Macy’s? ¿O las marcas locales abogarán por la reinvención en la captación de consumidores?

No dudamos que, si estas funcionalidades están bien enfocadas al usuario y a las marcas, serán casos de tremendo éxito. Solo los clicks, el tiempo y las empresas lo dirán.

Seguiremos andando hacia ese lugar en el que las tiendas están en todo rincón donde pueda llegar un consumidor (y su Smartphone). Estamos ansiosos por llegar.