610x325 (1)

Está en todas partes. La notas, la oyes, la hueles. Hace semanas que escuchabas su eco, su aliento en tu nuca. Y ahora, inevitablemente y por suerte, ha llegado: La vuelta al cole. Democrática y sin concesiones. Toca, de una vez por todas, dejar de ver (y crear) ads sobre gafas de sol con cristales chillones y empezar a recordar lo agradable de llevar calcetines.

El verano se acabó, y, como todos los finales, trae muy buenos inicios. Sobre todo en el terreno de la tecnología, en el que septiembre parece significar una celebración del costumbrismo, del progreso y, al fin y al cabo, de la también maravillosa vida real.

Uno de los elementos más palpables de este enaltecimiento otoñal para los consumidores son las apps. Donde antes estaban los fascículos, llenando los hogares españoles de barcos dentro de botellas y colecciones de abanicos, ahora existen miles de aplicaciones. “Controla tus finanzas mejor que nunca”, “vende lo que no necesites” o “cuenta cada caloría que consumas”, son algunas de las promesas que aportan luz sobre el agridulce septiembre.

¿Soluciones? Busca en tu app store

Destacamos algunas de las aplicaciones ya existentes en el terreno de la productividad, que pueden ser útiles tanto a la hora de organizarnos a nivel personal, como para empresas que buscan inspiración para crear las suyas propias o incluso aplicaciones con las que colaborar para acciones o productos concretos.

If This Then That: un clásico en lo que a apps sobre productividad se refiere. Con If This Then That (IFTTT) se pueden automatizar acciones. Casi todas las conexiones entre apps y funciones que permite establecer manualmente un smartphone, pueden automatizarse con IFTTT. Por ejemplo, se puede establecer que cada vez que el móvil detecte que se entra en la zona de trabajo, se silencien las llamadas y mensajes. O que cada fotografía tomada se mande automáticamente por email a un contacto en concreto. 

Track my life: Al empezar la rutina, el tiempo que en agosto se dibujaba infinito, parece reducirse. Transporte, tareas del hogar y trabajo ocupan toda nuestra capacidad productiva. Con esta aplicación, se puede controlar el tiempo invertido en cada grupo de tareas y así poder gestionar mejor los momentos que restan para el ocio. Aún no existe ningún software que alargue las horas, pero, como mínimo, con Track my life aumenta la sensación de control sobre las mismas.

Mail Time: Las cadenas de emails en los formatos de smartphones pueden llegar a convertirse en agujeros negros dignos del más profundo caos. Lo que permite esta app es ver los emails como si fueran conversaciones de mensajes de texto. Algo muy útil para todos aquellos que reciben y escriben emails desde cualquier lugar y situación.

Expensify: Aquellos que viajan habitualmente por trabajo saben que organizar los tickets de comidas, transportes y hoteles puede ser un aditivo de estrés. Lo que hace Expensify es organizar todos estos gastos para que al volver a la oficina todo esté recogido en una práctica lista. Así, uno puede dedicarse a disfrutar un poco más de las ciudades a las que viaja, aunque sea desde la ventana del taxi. 

HstagsActualmente recibimos cientos de inputs comunicativos en un solo scroll. Para los que vivimos en el mundo de las redes sociales, puede resultar complicado aunar toda la información sobre un tema con tal de hacernos una idea global de éste. Y entonces llegó Hstags. La app organiza toda la información sobre un tema en pestañas, basándose, claro está, en nuestros amados hashtags.

Cold Turkey y Forestapp: La procastinación es el enemigo más flagrante de nuestro horario laboral. Para los días en los que la concentración brilla por su ausencia, Cold Turkey bloquea las webs y aplicaciones seleccionadas y permite el foco total en una sola tarea. Más productividad se convierte en más tiempo libre y, por tanto, en más satisfacción. En el caso de Forestapp, se evita la distracción atacando a nuestra conciencia más humana. Mientras no se entra en ninguna de las webs prohibidas, un árbol va creciendo poco a poco, cada media hora. Cuando se abre una de ellas, el árbol muere. Y nadie quiere matar un árbol por haber consultado las fotos del sábado en Facebook, ¿verdad?

Captura de pantalla 2015-09-02 a la(s) 15.43.12

Más conectados para ser más libres

Somos la generación más enfocada a la productividad de la historia, incluso buscamos que nuestro tiempo libre sea resuelto con eficacia. Más poder, para dominar el reloj. Más conectividad, para ser más libres.

Nuestra cultura es la de no conformarse nunca, la de querer descubrir las necesidades de todos los tipos de personas. Aquella en la que ningún problema contempla quedarse sin solución.

Pedimos, preguntamos y queremos más. Y eso hace que empresas y marcas no dejemos de pensar más allá. Para poder, cada día, tener la gran idea que facilite miles de vidas.