sa_apps_vida-01

Si nos detenemos unos minutos y analizamos cuántas cosas han cambiado en la forma en que nos relacionamos con nuestro alrededor, puede que hasta sintamos vértigo. Pero lo más probable es que ello nos produzca excitación y envidia por los que vendrán y verán más que nosotros.

Las tardes de “invierno” nos ponen melancólicos y hemos querido hacer retrospectiva. ¿Por qué? Porque nos gusta lo digital y nos gusta ver cómo lo que ya nos apasionaba cuando empezamos en esto hace más de una década, ahora tiene una forma completamente distinta. Porque somos de los que podemos decir “¡nosotros estuvimos en los primeros coletazos de inversión de marcas en Facebook, niños!”.

Hoy nos parece que hace una eternidad que nos maravillábamos ante el ruido de un módem conectándose a Internet. Y a la vez, sentimos que todo estaba pasando hace cinco minutos. Pero, ¿cuáles han sido las aplicaciones y avances que realmente han modificado nuestro estilo de vida, sin que nos demos prácticamente cuenta?

Respirar digitalmente

Las funciones básicas del ser humano son nutrición, relación y reproducción. Bien, hoy, todas pueden estar apoyadas en una simple aplicación de smartphone:

  • Nutrición: a parte de apps para contar calorías, sumar méritos o hacer una compleja lista de verduras ecológicas que comprar, hoy el humano hambriento común tiene a su disposición una serie de herramientas que hubieran hecho tocar el cielo a las Tortugas Ninja: aplicaciones de comida a domicilio al instante. Hoy son tan comunes que ni nos acordamos de que hace pocos años teníamos que hablar con humanos para conseguir comida, y hasta pagarla con dinero en metálico. Cada vez más empresas del sector se adhieren a estas plataformas para tener visibilidad ante los que solo conciben esta opción de compra. En los casos de las que incluyen publicidad, son una muy buena herramienta de targetización para anunciantes, debido al tipo de público y franjas horarias concentradas. ¿Y si vamos más allá? Marcas que suman más puntos para un objetivo concreto, restaurantes con respuesta tangible a comentarios en Trip Advisor… Las fronteras están muy lejos, y cuando nos topemos con ellas, las derribaremos.
  • Relación: nos conectamos a todas horas y por mil canales a la vez. Nos relacionamos todo el día con todo tipo de seres, tanto queridos como obligadamente cercanos. Muy atrás quedan los días en los que esperábamos cartas, mandábamos proyectos por correo o viajábamos yendo a hoteles. Pero nuestra misión es pensar para qué podemos usar este nuevo paradigma relacional en el que nos hemos visto inmersos sin casi ser conscientes de ello. ¿Cómo adaptarnos? Muchas marcas han hecho ya conocidas incursiones en ciertas apps, y con la estrategia adecuada los anuncios en determinadas webs y aplicaciones de mensajería son muy acertados. Pero nos quedan por explorar terrenos como el off del on. ¿Podría un apartamento de Airbnb ser un soporte publicitario?
  • Reproducción: aún no ha nacido el dispositivo que nos fecunde o nos transporte físicamente hacia el lecho ajeno, pero existen miles de posibilidades para encontrar el amor y sus sucedáneos. Tinder, Happn, Grindr, etc. han cambiado totalmente el modo en el que los jóvenes solteros encuentran personas con las que divertirse. Para las marcas, se presenta una oportunidad: introducirse en una parcela muy privada de la vida del consumidor. Lo que representa un gran reto: hacerlo de manera no intrusiva sin generar rechazo. Esto hace que marcas y agencias nos veamos obligadas a olvidar antiguos formatos y estrategias, si realmente queremos aprovechar estas vías. ¿Estará el próximo amor de nuestra vida patrocinado?

A un segundo del cambio

Se quedan en el tintero cientos de herramientas que también inundan nuestra vida: apps de compra-venta, plataformas de entretenimiento online, vías de financiación de proyectos, sistemas de economía colaborativa, y miles de innovaciones más. El análisis podría ser prácticamente infinito, pero lo que seguro podemos afirmar es que este nuevo paradigma vital está estrechamente relacionado con el consumo.

Al mismo tiempo, se nos presenta un consumidor con la alerta baja, en momentos en que no está dispuesto a la compra. Y eso puede generar rechazo si el emisor no es muy creativo y sutil en sus formas y soportes.

Todo ha cambiado, y aún hay más y más rápido. Como declaraba Ben Hammersley, editor de la revista Wired, “hay muchas tecnologías que ahora no vemos posibles pero que cuando lo sean cambiarán el ámbito en el que vivimos para siempre”. Cosas que hoy no son posibles, de repente lo serán y pasarán a inundar nuestra vida cotidiana en cuestión de segundos. Formas de comunicar que aún no se nos han ocurrido, mañana serán el impacto más común.