videos_verticales-01

¡En horizontal! ¡En horizontal! ¡Graba en H-O-R-I-Z-O-N-T-A-L! Personas de todos los géneros, edades y profesiones hemos escuchado este grito desesperado de la boca de algún que otro purista de la imagen al vernos grabar con nuestro smartphone.

Será la propia forma natural de los móviles, los nervios por inmortalizar la realidad ipso facto o que no queremos emplear más que una mano, pero la tendencia de la mayoría de usuarios de dispositivos móviles ha sido desde siempre grabar en vertical. 

Vivimos en vertical

Algunos expertos, defensores del vídeo horizontal como única opción a considerar, afirman que el ser humano observa el mundo y aprende de él en horizontal. Es cierto, nuestro campo de visión es horizontal, o al menos más horizontal que vertical. Miramos a izquierda-derecha antes de cruzar la calle, leemos de izquierda a derecha o de derecha a izquierda, pero siempre en un campo extendido a lo ancho. Teniendo en cuenta esta teoría y tal y como defienden estos expertos, al aparecer, en los smartphones el ser humano debería repetir el patrón.

Pero esta teoría olvida tres puntos muy importantes. El primero: las personas somos más altas que anchas, por lo que no se nos hace extraño el consumo de algo que repite la estructura de nuestro mismo cuerpo. El segundo: a nivel evolutivo, nuestras manos están diseñadas para sujetar objetos en vertical. Y el tercero y quizá más importante: Internet, la revolución digital y la democratización del uso de teléfonos inteligentes ha hecho que muchos de los patrones de comportamiento previstos para las próximas décadas se alteren.

Vivimos una era en la que ya no solo es el entorno el que nos hace evolucionar. En este tiempo, el usuario, aquel que interactúa, usa, comparte y vive, es uno de los factores más importantes a la hora de decidir qué, cuándo y cómo. Ya no vivimos a merced de la naturaleza, ahora cada diminuto acto de consumo es registrado, para conseguir entre todos diseñar este nuevo mundo que antes de poder ser asimilado, vuelve a cambiar. Y en esta ocasión los usuarios han hablado alto y claro: aprendemos en horizontal, pero vivimos en vertical. 

La verticalidad, en datos

Pero no todo son teorías abstractas y tendencias de uso. Lo que hace que cada vez más plataformas estén subiendo al tren del vídeo vertical son, evidentemente, los datos. Según el 2015 Internet Trends Report elaborado por la renombrada Mary Meeker, pasamos el 29% de nuestro consumo multiplataforma viendo contenido en vertical.

Vertical-Video-Viewing-2-300x222

Anticipándose, algunas plataformas que nacieron en móvil, como Snapchat, Periscope o Meerkat, fueron exclusivamente verticales desde sus inicios. Como buenos observadores, Facebook y Youtube, señores del reino del vídeo, han cedido a los deseos de su pueblo y en sus últimas actualizaciones permiten visualización vertical a pantalla completa. Asimismo, en formatos pagados como Canvas, Facebook ha demostrado cómo ve su futuro.

Joe Avella, reconocido productor de vídeo, explica por qué no dejará de defender a ultranza la visualización en vertical.

Otro ejemplo de imposibilidad de un paso atrás en la aceptación de esta tendencia es la instalación #ManusxMachina Experience que  Vogue creó para la Met Gala de esta semana. Un pasillo con luces y una cámara que grababa en formato ideal para móvil. Todo orquestado para que Internet se incendiara, y así fue. 

Si plataformas y artistas ya lo han hecho, anunciantes y agencias debemos empezar a asimilar que nuestro target no consume como nosotros queremos y planificamos, sino que debido a la inmediatez y la futilidad de los contenidos, solo recibirán los insights que hablen su idioma. Así que…¿empezamos a pensar en vertical?