En el colegio ya albergabas una ligera sospecha de que Carla, la niña aplicada de las coletas, llegaría más lejos que tú. De la misma forma que tenías la absoluta certeza de que podrías llegar a ser el jefe de alguien...