La mayoría de nosotros ha vuelto de sus vacaciones. Pena, pereza y hasta puede que alguna lágrima. Uno de los momentos más duros: sentarte frente a tu bandeja de entrada rebosante de e-mails. Te mira a los ojos, te desafía....