Albert Barrio, Account & Community Manager en Buzz Marketing Network, escribe nuestro post de hoy.

En un pasado no muy lejano, dentro de la industria musical, existía esa gran profesión que todo artista conocía o soñaba con conocer: el cazatalentos. Esa figura idealizada de mujer/hombre vestido con traje y corbata que se dedicaba a recorrer pequeños locales de la ciudad en busca de la futura promesa musical que iba a romper todos los esquemas.

Pues bien, ahora todo ha cambiado. En un mundo dónde las Redes Sociales e Internet adquieren más fuerza día a día, la plataforma estrella que más usan los artistas para auto promocionarse es: YouTube. ¿Por qué recorrer los locales de medio país intentando que alguien te descubra cuando YouTube te proporciona un escaparate con público masivo? ¡Ya no hace falta que te busquen! Tú puedes ir directamente a la casa de los que buscan, más concretamente a sus ordenadores.

Existen infinidad de artistas, que actualmente triunfan internacionalmente, que tuvieron sus inicios dentro de YouTube. Casos como el archiconocido y amado/odiado Justin Bieber que a la tierna edad de 13 años fue descubierto en YouTube, por el productor Scooter Braun y al rapero Usher, gracias a un vídeo que colgó su madre.

Aunque existen otros casos:

Arctic Monkeys, bautizado como unos de los grupos pioneros en la autopomoción en Internet, ahora venden millones de discos gracias a sus incursión primeriza en MyspaceYoutube.

La banda Ok Go que, con su creativo videoclip con coreografía encima de cintas de correr, consiguió 10 millones de visitas y ganó el Grammy al mejor video musical.

La también mundialmente conocida Lana Del Rey, que con sus videoclips “Do it Yourself” editados por ella misma, ha conseguido posicionarse como la artista revelación de 2012.

O el nuevo fenómeno musical en Estados Unidos, los Vázquez Sounds. Un grupo musical mexicano cuyos componentes, hermanos de una misma familia, colgaron su versión en YouTube de la canción Rolling in the Deep de Adele y han conseguido 90 millones de visitas hasta la fecha y un contrato discográfico millonario.

Así es YouTube, esa fábrica de sueños que puede convertirte en todo un triunfador o en un auténtico freak de masas. O en una mezcla de ambos, sino que se lo digan a Psy y su Gangnam Style. Gracias a su baile pegadizo, este artista ha conseguido que su videoclip sea el vídeo más visto de la historia de YouTube con 765 millones de visitas (y subiendo).