Facebook se ha vuelto un poco más Twitter y ha incorporado los ya famosos hashtags, permitiendo a los usuarios acompañar sus publicaciones de palabras o expresiones precedidas de una almohadilla (#) para contextualizarlas y agruparlas. Esta funcionalidad, también presente en la red social propiedad de Facebook Instagram, se integra ahora dentro de la red social por excelencia aportando nuevos usos a las marcas presentes en ella.

#facebookGrande

Conversaciones agrupadas e integración con Instagram

Cuando un usuario añade un hashtag a una publicación en su timeline, la está marcando y permitiendo que sea encontrada por otros usuarios, siempre que estos tengan permisos para acceder a sus publicaciones. Esto depende de la privacidad del perfil de cada usuario: normalmente las publicaciones de los usuarios son solo visibles por sus contactos, pero algunos usuarios tienen perfiles públicos, que son explorables por cualquier usuario o marca. Otro punto importante es la integración con Instagram: hasta ahora, si un usuario utilizaba hashtags en una fotografía compartida en Facebook desde Instagram, estos carecían de sentido. Ahora toman un sentido nuevo permitiendo que las imágenes sean exploradas también en Facebook. Podéis ver un ejemplo de esto explorando el hashtag #KITKAT, que muchos usuarios ya están utilizando para compartir contenidos relacionados con la marca.

Una puerta abierta a la conversación espontánea de los usuarios

En esta línea, y más allá de la posibilidad de agrupar temas, vemos que con esta decisión Facebook abre un poco a las marcas la puerta hacia las conversaciones espontáneas entre usuarios. Y es que Facebook es ante todo un negocio, y tiene que buscar otras soluciones para mantener a sus clientes. Renovarse o morir; innovar o estancarse, fidelizar… o desaparecer, como tantas otras redes sociales.

Facebook, a diferencia de Twitter, siempre ha apostado por separar muy bien la interacción entre usuario-usuario de la interacción entre usuario-marca: las fanpages no se relacionan con usuarios más allá de las interacciones dentro de la propia fanpage, y ese es el único formato admitido por Facebook para las marcas.Esto le resta el potencial que otras redes como Twitter sí tienen: el de la conversación inmediata y abierta entre todos los actores que intervienen en la comunicación en dicha red, el de la monitorización de la conversación espontánea, el de la intervención… etc.

La inclusión de los hashtags en Facebook, hasta ahora, no permite monitorizar todas las conversaciones ya que solamente los contenidos públicos son indexados. Pero sí permite llevar a cabo una acción «muy Twitter»: compartir el contenidos generado por un usuario con los seguidores de la fanpage, a modo de retuit.

La segmentación por intereses adquiere otro nivel, y el reach se expande

Hasta ahora, la segmentación por intereses venía determinada por aquello que al usuario le interesaba, expresado explícitamente mediante likes a páginas. Ahora, podremos segmentar por los intereses de los usuarios, teniendo en cuenta de qué hablan con sus amigos. Mucho más eficiente y relevante ya que no implica una acción por parte del usuario, sino más bien un trabajo de análisis y recolección de datos. Pero no sólo eso, Facebook, con este cambio, pone a disposición de las marcas una oportunidad muy buena para incrementar el alcance de sus publicaciones, mostrándolas, en principio sin coste, a los usuarios que estén siguiendo un hashtag determinado.