mkt-whatsapp-2

El sistema de mensajería instantánea Whatsapp ha crecido a marchas forzadas en cuanto a penetración de los usuarios. Hace unos meses, su CEO, Jan Koum desveló unas estadísticas muy significativas para la popular aplicación móvil: WhatsApp es mayor que Twitter en lo que a número de usuarios se refiere, con 250.000 usuarios activos mensuales frente a los 200.000 de Twitter. Con más de 20.000 millones de mensajes procesados cada día, WhatsApp se ha convertido en una de las aplicaciones más utilizadas a nivel mundial. Es prácticamente imposible encontrar un smartphone sin esta aplicación instalada y son pocas las personas que a día de hoy no la usan como herramienta de comunicación con sus amigos o familiares. WhatsApp forma parte de nuestras vidas.

WhatsApp funciona

Ante esta situación conviene hacerse algunas preguntas. ¿Pueden sacar las empresas partido a la popularidad de esta aplicación? ¿Es posible realizar campañas de marketing utilizando WhatsApp como plataforma? La respuesta es afirmativa. Hay casos de éxito recientes, no solo en marcas de gran consumo sino también en comercio de proximidad.

Las iniciativas enfocadas al gran consumo las han liderado marcas como Pringles y Toyota. Para Pringles, desarrollamos hace unos meses la primera acción de marketing de una marca en WhatsApp en nuestro país dentro de la iniciativa «Campus Pringles». A través de la aplicación, los usuarios debían intercambiar mensajes con el personaje Mr. Pringles en un número habilitado especialmente para la acción. En el caso de Toyota, la marca de coches japonesa decidió apostar por una campaña en la que se incitaba a los usuarios a cambiar su estado de WhatsApp.

Éxito en comercio de proximidad

WhatsApp ha tenido éxito también en comercio de proximidad, como el caso de una pescadería de Cádiz que ofrece diariamente a sus clientes sus productos de pescadería a través de un grupo de WhatsApp. O el caso de un establecimiento que ha visto cómo sus ventas se doblaban porque los alumnos de un colegio cercano les encargaban los bocadillos a través de WhatsApp y los iban a recoger a la hora del recreo. Rápido, eficaz y sin colas.

Se trata de simples ejemplos de cómo algunos negocios están intentando aprovechar el boom de WhatsApp para hacer más fácil el proceso de compra a sus clientes. Es una buena manera de adaptarse a las tendencias actuales y a la vez prepararse para lo que vendrá. Es posible que en los próximos meses aparezcan iniciativas similares. Con el volumen de usuarios y lo fácil que es, es cuestión de tiempo que más empresas acudan a WhatsApp como herramienta de marketing.