big

Recientemente, Instagram se actualizó con la funcionalidad más “polémica” hasta la fecha: la que introducía los vídeos en una red social eminentemente fotográfica. Este upgrade cambiaba el concepto del producto y, a su vez, le permitía competir con otros modelos en proceso de expansión, como Vine.

Como muchos de vosotros ya sabréis, Instagram pertenece a Facebook, y Vine a Twitter… con lo que la guerra de popularidad entre ambas aplicaciones está más que servida. Después de probar ambas aplicaciones desde la agencia, hemos hecho un análisis sobre los pros y contras de cada una.

Los puntos fuertes de Vine

  • Con la nueva actualización, Vine ha mejorado sustancialmente en algunos aspectos. Por ejemplo, añadiendo un botón para enfocar, muy importante teniendo en cuenta que anteriormente se usaba el mismo método para enfocar y grabar, y muchos vídeos quedaban desenfocados.
  • Es muy cómodo de grabar, ya que tocando en cualquier parte de la pantalla, puedes grabar exactamente el tiempo que la mantengas pulsada.
  • Está muy orientada a usuarios que hacen vídeos muy creativos, especialmente en stop-motion. En la nueva versión, potencian la creación de este tipo de contenidos mediante una nueva opción que permite ver una capa difuminada de la última toma, para usarla como frame de referencia para stop-motions. Ian Padgham, video producer en Twitter (@origiful), es el mejor ejemplo de Vines creativos
  • Reproduce los vídeos automáticamente y en loop, permitiendo a los viners grabar vídeos muy creativos, que parecen infinitos. La reproducción automática, además, reduce los tiempos de espera para la carga de los vídeos.
  • Si en Twitter el límite está en 140 caracteres, en Vine, los vídeos duran 6 segundos.
  • Permite incluir una cuadrícula como guía que ayuda a centrar  y enderezar los vídeos, a tomar puntos de referencia… etc.
  • Con la última actualización,  el descubrimiento de nuevos usuarios a los que seguir mejora sustancialmente gracias a la búsqueda por categorías y  la opción de categorizar los vídeos en el momento del upload, no después.
  • Permite embeber vídeos desde la propia app mobile, haciendo clic en el botón de compartir y, posteriormente en el de embeber, generando un código que se envía a la dirección de e-mail que el usuario prefiera. La única opción de embeber vines desde la web es si el usuario conoce la url del clip.
  • Se integra a la perfección con Twitter, mostrando los vídeos expandidos en la cronología de Twitter.
  • Y por último y lo que más nos ha gustado: la adaptación del formato retweet a Vine, permitiendo hacer revines de aquellos vídeos más originales, y fomentando así la expansión de los heavy users de Vine, hasta ahora muy difíciles de encontrar. No sólo mejora para los Viners más creativos, que han aumentando sustancialmente sus followers en este tiempo, sino también para aquellos usuarios prescriptores, que actúan como “descubridores de talento”.

 Los puntos débiles de Vine

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y también hemos encontrado algunas debilidades en Vine, a saber:

  • Si te equivocas en un solo frame, hay que voler a grabar desde cero, ya que se pierde todo lo guardado. No se puede editar tan sólo una parte, y si la aplicación falla en el momento del upload, habrás perdido la posibilidad de subir el vídeo a Vine, por mucho que se guarde en tu terminal.
  • No tiene filtros, por lo que se potencia la creatividad del concepto del vídeo, no tanto en el tratamiento estético de la imagen.
  • No tiene estabilizador, está pensado para personas que utilizan soportes complementarios tales como trípodes.
  • No se pueden añadir categorías tras la publicación. Si no se añaden en el momento de la subida del vídeo, éste perderá esa visibilidad… Por lo que habría que volver a subirlo, y grabarlo.
  • A diferencia de Instagram, la web de Vine no permite todavía navegar por los distintos usuarios, gestionar los vídeos o etiquetas, ni siquiera tener tu perfil en versión web.

 

 

Los puntos fuertes Instagram Vídeos

Instagram todavía no ha vuelto a actualizar su app después de incluir la funcionalidad de vídeo, por lo que la comparación es con la primera versión de la aplicación,  que ya se lanzó con algunas mejoras con respecto a Vine, fruto del análisis de la competencia antes de su salida al mercado.

  • Con Instagram Vídeos, podrás siempre borrar una a una las últimas tomas del vídeo. De esta forma, aunque tengas que retener a qué corte se corresponde cada secuencia, siempre puedes volver atrás sin perder todo el trabajo hecho hasta el momento.
  • Aunque es más incómodo de grabar, permite una precisión mucho mayor que Vine y la grabación de tomas muy cortas, favoreciendo ser más precisos en la técnica stop motion.
  • A diferencia de Vine, que sólo fue lanzado para Android recientemente, Instagram Vídeos estuvo disponible al mismo tiempo para iOS que para Android.
  • Con Instagram Vídeos, la duracion de los clips se amplía a 15 segundos, permitiendo más libertad a la hora de grabar.
  • Tiene estabilizador, un punto muy a favor para este tipo de grabaciones, ya que aquellos que carecen de un trípode o de un apoyo estable en el que mantener el smartphone, pueden grabar con unos resultados muy aceptables.
  • Tiene filtros, una de las grandes novedades de Instagram Vídeos con respecto a Vine que, además, concuerda con la propia esencia de la aplicación y que ayuda a mejorar sustancialmente el aspecto de los vídeos.
  • Si Vine se integra con Twitter… Instagram Vídeos lo hace con Facebook
  • Al ser una red de fotografía, los clips no se reproducen automáticamente, por lo que  se ha incluido la opción de escoger un frame que funciona como “preview”.
  • Cuenta con una versión web en la que el usuario puede explorar su perfil, el de otros, hacer likes, follows, gestionar sus imágenes y vídeos… etc.

Los puntos débiles Instagram Vídeos

  • La grabación mediante el uso del botón es algo incómoda. Al realizar contenidos más creativos, no es del todo cómodo tener que estar pendiente de la posición exacta del botón de grabación.
  • Los vídeos no se reproducen automáticamente a menos que lo especifiques en configuración avanzada, y el símbolo que los identifica no es muy reconocible a simple vista, por lo que probablemente la estética del frame de “preview” rompa con el resto de imágenes de Instagram.
  • No se pueden hacer reposts, una opción que realmente ahora echamos en falta.
  • No se pueden explorar los vídeos en un apartado diferenciado de las fotografías, ni se puede segmentar la visualización del timeline en fotos o vídeos.