adsinfb-v3-big

Hace unas semanas, Facebook modificó sus «Promotional Guidelines«, las indicaciones que regulan las actividades promocionales en la red social, para volver a permitir llevar a cabo promociones en el timeline (o muro) de las Páginas de marcas, sin necesidad de realizarlas a través de aplicaciones. Es decir, que volvió a permitir llevar a cabo concursos en el muro, entre otros tipos de promociones.

Una decisión que, posiblemente, intentaba favorecer la inversión en Promoted Posts (el formato de anuncios de Facebook que permite aumentar el alcance de un contenido) por parte de las marcas.

Hace unos años, este tipo de concursos estaban permitidos y tenían mucha popularidad entre las marcas, y parece que vuelven con fuerza. Aunque nos ayudan a aumentar el reach y los engaged users, no debemos obviar el uso de aplicaciones, pues nos aportan un valor añadido que los concursos en el muro no tienen. Por ejemplo, podemos recoger datos de los usuarios y hacer acciones de branded content mucho más complejas e impactantes para los usuarios, que además nos ayudan a posicionar a las marcas como referentes en redes sociales.

Hoy, miramos hacia atrás para seguir adelante, y parece que tenemos que volver a rescatar esas ideas que hace unos años funcionaban, con el fin de buscar inspiración. Por eso, os traemos las 5 tipologías de concurso en el muro más conocidas, analizando sus ventajas y desventajas

1. El concurso de rapidez

Se trata de formular un reto y premiar a los “x” primeros usuarios en contestar, sin importar si la respuesta es acertada o no, simplemente por contestar. Esta categoría fomenta que los fans estén atentos en un momento concreto para ser el primero o la primera en contestar y llevarse el premio. Para garantizar el éxito y unos buenos datos de alcance, debería acompañarse de un post teaser en el que se anuncie la hora de publicación del concurso.

Eso sí, este tipo de concursos fomentan que los fans visiten el muro a una hora concreta, pero no nos hacen aumentar el alcance ni el engagement, por lo que el estatus pasa de tener un largo recorrido a ser algo muy fugaz.

2. El concurso de respuesta correcta

Esta categoría, aunque deja algo más de margen que la anterior ya que no premiamos al primero en responder sino al primero en responder correctamente, sigue limitando la participación, ya que los fans que conozcan la respuesta correcta y vean que otro ya la ha escrito, dejarán de participar.

Eso sí, tenemos que tener en cuenta que la respuesta correcta es una, y que el ganador debe ajustarse al 100% a la respuesta correcta, sin errores ortográficos. Esta categoría, evita comentarios juiciosos sobre quién debería haber ganado por parte del resto de participantes.

3. El concurso de creatividad

Si hacemos concursos en los que premiamos la originalidad, la participación se incrementa ya que los fans no dejan de aportar durante el periodo en el que el concurso está activo, haciendo que aumenten exponencialmente tanto los engaged users como el alcance viral de esa publicación en concreto. Eso sí, en este tipo de mecánicas tendremos que analizar todas y cada una de las respuestas para elegir la respuesta ganadora. Además, tendremos que prever los comentarios de aquellos usuarios a los que no les gustan las respuestas escogidas, que suelen aparecer en este tipo de concursos.

4. El concurso de votos

Si queremos premiar a la respuesta con mejor acogida por parte de la comunidad, en Facebook ganaría el usuario cuya respuesta consigue más “me gusta”, con lo que el papel del jurado se traslada a los propios usuarios, fans de la página.

Aquí la gestión de respuestas es más reducida, pero hay que tener en cuenta que este tipo de concursos genera la aparición de usuarios que se dedican de forma casi “profesional” a participar en los distintos concursos en el muro de las marcas para conseguir todo tipo de premios. No les  importar la marca en cuestión por lo que, aunque los números de participación puedan llegar a ser espectaculares, luego es posible que todos aquellos participantes desaparezcan y se reduzca notablemente el engagement y reach.

5. El concurso por sorteo

Por último hablamos de los concursos por sorteo. Por norma general requieren un notario. Se articulan básicamente en torno a los likes o comentarios de una publicación concreta, de forma que el ganador se escoge de entre esos likes o comentarios, de manera aleatoria. Así, conseguimos que participen activamente durante el periodo recomendado, aumentar el engagement y alcance, evitamos comentarios sobre la originalidad de las participaciones y la gestión de respuesta se reduce considerablemente.